Para descargar la página es necesario seleccionar la imagen, después con el botón auxiliar del ratón despliegue la persiana y seleccione Guardar enlace como… ahí seleccione el lugar donde quiera guardar el archivo.

sábado, 2 de marzo de 2013

El ingenioso don Francisco de Ortega


Por Leonardo Reyes Silva

Entre los exploradores que llegaron a California en el siglo XVII destaca uno al que el doctor Miguel León Portilla lo llamó “El ingenioso don Francisco de Ortega”. Y a través de su narración justifica el por qué le llamó de ese modo.

En esos años, el virrey Marqués de Cerralvo por orden del rey, había suspendido las licencias para viajar a California, después de los fracasos que habían tenido los anteriores expedicionarios y los gastos que habían ocasionado a la Corona.

Pese a ello, Ortega buscó la manera de conseguir la autorización y no halló mejor recurso que enviarle un memorial al virrey en el que le proponía servirle, para investigar la realidad de las condiciones que guardaba la California y los motivos de los fracasos de años atrás. Asimismo le prometía recorrer las costas en busca de fondeaderos y su descripción.

En la licencia concedida, el virrey le decía: “… hacer viaje vía recta a las dichas Californias, descubrir y reconocer los puertos y ensenadas de aquellas islas y costas, observando los rumbos, derroteros y alturas de la navegación… procurando con particularidad enterarse de que naturales habitan aquella tierra, sus costumbres y modo de vivir, sin hacerles ofensa ni mal trato, antes toda la caricia y agasajo posible…”.

Y por no dejar, el virrey también le recomendó: “… informarse si tienen algunas riquezas, plata, oro u perlas, y si hay pesquerías dellas, como por diversas relaciones se ha entendido, y en que partes, autenticándolo todo con fe y testimonios autorizados de escribano…”.

El 27 de febrero den 1632 a bordo de la fragata Madre Luisa de la Ascensión, la que por cierto tardó cuatro años en construir con sus propios recursos, Ortega zarpo rumbo a las Californias, pero un temporal los obligó a refugiarse en el puerto de Mazatlán. Al fin, el tres de mayo avistaron la península y al pasar por una isla cercana a la bahía de La Paz la bautizó con el nombre de Cerralvo.

La expedición continuó hacia el extremo sur donde desembarcaron en la bahía de San Bernabé, lugar cercano a Cabo San Lucas. En ese lugar tuvieron contacto con los indígenas pericúes que se acercaron a la nave en sus balsas y canoas con el fin de intercambiar “pellejos muy bien curtidos de venados, leones y otros animales y nos trajeron algunas perlas quemadas y acanaladas…así como todo el pescado que podíamos comer…”.

En ese lugar un soldado se extravió en el monte, pero una india lo encontró y lo llevó al corral de piedras donde vivía. Como se hizo de noche tuvo que dormir allí para lo cual le ofrecieron un petate y unos cueros de venado para que se cobijara. De su estancia, el soldado refirió que “todas las indias chicas y grandes, todas andan vestidas de pellejos de animales y que las dichas indias son de buenos rostros y muy vergonzosas… los indios son bien dispuestos, robustos y ágiles para cualquier cosa, que al parecer fuera muy fácil reducirlos a nuestra santa fe católica…”.

En ese primer viaje, Ortega recorrió parte de las costas por el lado del mar de Cortés, desembarcó en el puerto de La Paz y le puso nombre a la isla Espíritu Santo. A causa del mal tiempo regresó a la contracosta en el mes de julio de 1632. En su segundo viaje de 1633 a 1634 llegaron de nuevo a La Paz en donde establecieron un campamento dada la buena aceptación de los nativos. Allí se construyeron varias chozas mientras que Ortega recorría la bahía en busca de bancos perleros.

Es muy probable, aunque las crónicas no lo dicen, que en la exploración de los fondos marinos, Ortega haya utilizado una especie de campana inventado por él, construida de madera y plomo en el que podían caber dos personas durante diez o doce días sin riesgo de ahogarse. Aunque había antecedentes de aparatos semejantes en siglos anteriores, no deja de ser sorprendente el fabricado por este navegante. Es lo que la ciencia ha conocido con el nombre de “batiscafo”.

En su tercero y último viaje —1636— por poco y no la contaban. Poco antes de llegar a La Paz tuvieron que sortear una fuerte tempestad que destruyó la fragata y los tripulantes a duras penas pudieron llegar a la costa. Pero ese desastre no amilanó al antiguo carpintero de ribera. Con los restos del naufragio construyó en 46 días una nueva embarcación conocida en ese entonces como “barco mastelero”, aparejada de mástil y vela, propia para recorrer las costas. Con ella recorrieron la parte norte de la península hasta la altura de la isla San Lorenzo y el canal de Salsipuedes.

De sus tres viajes, a Ortega se le recuerda por que le puso nombre a varias islas, entre ellas Las Ánimas, San Diego, Monserrate, del Carmen, Danzantes, San Marcos y Tortuga. Pero, además, por sus aportaciones etnográficas en las que describe las formas de vida de los indígenas pericúes y guaycuras, como las ceremonias fúnebres en ocasión de la muerte del hijo del cacique Bacarí.

El capitán Francisco de Ortega “con su arcabuz, peto acerado, adarga, espada y daga”, como lo describen en su primer viaje, fue uno más de los atrevidos expedicionarios que llegaron a las Californias en busca de fama y riquezas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada